Videntes Sin Cartas

Videntes sin cartas españolas en 2021

La videncia es un don natural por el que es posible saber el futuro y acontecimientos que aún no han sucedido. Lo que ocurre es que para que eso sea posible es necesaria la ayuda de una vidente de nacimiento. Es muy importante que esta clarividente atienda sin gabinete y no se base su consulta únicamente en las cartas del tarot. Debe ser su videncia la que le vaya fluyendo y le vaya diciendo a quien consulta hechos concretos y fechas exactas sobre lo que se pregunta.

He de reconocer que la videncia sin preguntas no es sencilla y en ocasiones no sale como uno espera. La dificultad reside en conectar a otro nivel con la persona que llama o nos visita. No de haber dudas o conflictos entre ambas personas y sólo funciona cuando hay una pequeña comunión de espíritus. Este tipo de sesión / consulta desgasta mucho la energía de la vidente sin gabinete y no podría repetirlo hasta pasado un tiempo. Por lo general, solo se realiza la videncia sin cartas con personas con las que hemos tratado varias veces y su estado de confianza es completo.

La vidente Estrella Donate ofrece un tarot por teléfono sin cartas

La videncia es un don natural por el que es posible saber el futuro y acontecimientos que aún no han sucedido. Lo que ocurre es que para que eso sea posible es necesaria la ayuda de una vidente de nacimiento. Es muy importante que esta clarividente atienda sin gabinete y no se base su consulta únicamente en las cartas del tarot. Debe ser su videncia la que le vaya fluyendo y le vaya diciendo a quien consulta hechos concretos y fechas exactas sobre lo que se pregunta. Puedes ponerte en contacto conmigo para realizar una consulta en los siguientes teléfonos:

¿Cuántas veces te has bloqueado al intentar solventar un problema sin saber cómo empezar? ¿Cuántas veces te han asaltado las dudas ante situaciones inciertas? Existen muchos momentos en nuestra vida que pueden provocarnos la sensación de que no somos capaces de sobrellevar la situación o de encontrar una solución. Si tienes dudas, inquietudes o preocupaciones puedes recurrir a los servicios de las videntes naturales que sin necesidad de hacer demasiadas preguntas o de apoyarse en las cartas te ayudarán a encontrar las aclaraciones que necesitas. Si buscas un servicio de videntes sin cartas para aclararte tus dudas, te recomendamos contactar a una vidente y tarotista profesional.

¿Cómo son las opiniones de las Vidente de Nacimiento sin Cartas?

He de reconocer que la videncia sin preguntas no es sencilla y en ocasiones no sale como uno espera. La dificultad reside en conectar a otro nivel con la persona que llama o nos visita. No de haber dudas o conflictos entre ambas personas y sólo funciona cuando hay una pequeña comunión de espíritus. Este tipo de sesión / consulta desgasta mucho la energía de la vidente sin gabinete y no podría repetirlo hasta pasado un tiempo. Por lo general, solo se realiza la videncia sin cartas con personas con las que hemos tratado varias veces y su estado de confianza es completo.

Solo unos pocos cuentan con el don innato de la adivinación y la clarividencia. Hablamos de videntes naturales, también conocidas como videntes de nacimiento, que para realizar sus revelaciones no necesitan usar cartas. Los servicios de las videntes sin cartas cada vez son más reconocidos, puesto que los llevan a cabo videntes reales con poder extrasensorial.

Si bien en el arte de la adivinación se utilizan frecuentemente las cartas del tarot para canalizar la energía y recibir mejor las posibles respuestas del universo, las videntes sin cartas tienen la capacidad de revelar dichas tendencias y dar respuestas al consultante sin necesidad de interpretar las cartas. Por ello, su poder es mucho más considerado y las convierte en videntes que transmiten más confianza, puesto que su capacidad natural para conocer el pasado y el presente y para predecir el futuro se percibe como más natural y genera más seguridad en los consultantes.

¿Una medium sin cartas es mas cara?

Aunque la vidente médium sin cartas tenga ese don, si que es necesario algún tipo de preguntas previas para ajustarse a las necesidades de la persona que llama. Por ejemplo, si no se hicieran preguntas, la vidente sin gabinete podría estar hablando de su salud y la otra persona tan sólo estaba interesada en su futura situación sentimental con su pareja. Además, el fututo es muy caprichoso y una predicción no deseada, podría sugestionarnos a cumplirla. Y recordemos que el futuro no está escrito y podríamos cambiarlo con nuestra voluntad y acciones.

Hay muchas personas que desconfían de las videntes sin cartas porque no apoyan sus predicciones en el tarot, las runas o cualquier otro sistema que usan las videntes sin gabinete. Realmente hay que tener un grado de fe mayor en este tipo de clarividencia y confiar en que las palabras de la vidente sean ciertas. No es lo mismo que cuando te leen las cartas del tarot una tarotista y ves que te sale una carta buena o mala. En este caso, las videntes sin cartas deben ir más allá de lo evidente, captar las energías de las personas y hacer predicciones lo más acertadas posibles. Esta modalidad de videncia es poco usada, pero la persona que la domina, está muy por encima de las habilidades místicas del resto de videntes sin gabinete o tarotistas.

Aunque no lo reconozcan el resto de compañeras, en la videncia ya sea con cartas, con runas, etc, hay una parte importante de la predicción basada en la intuición o precognición. Y la enmascaran con cartas, lecturas en diferentes medios, etc. En mi caso profesional, como vidente sin gabinete, prefiero la videncia sin cartas porque entiendo que la predicción debe surgir de mi interior y no del azar en la colocación de una carta concreta. Y aunque en ocasiones mis predicciones no fueron del todo acertadas al inicio de mi profesión, han ido mejorando con la experiencia de años de comunión entre mi cuerpo y el de mis clientes. Incluso los más escépticos, se han acabado rindiendo ante el gran número de aciertos en comparación con otras videntes sin gabinete, tarotistas o videntes sin cartas.